Aquí están los 5 pasos para crear una cultura de apreciación

Descubra los beneficios compuestos que resultan de que sus empleados se sientan vistos, escuchados y valorados.

El Día de Reconocimiento a los Empleados celebró su 25 aniversario el 1 de marzo, y en todos los EE. UU., Canadá y el Reino Unido, es probable que se invite a los empleados a las salas de conferencias y a las cafeterías para que sepan cuánto valoran sus empresas sus esfuerzos (posiblemente a través de pizza o postres). ¿Es esta realmente la mejor manera de celebrar la inversión de tiempo, energía y habilidad de los empleados? Dependiendo de la compañía, estos esfuerzos son a veces una actividad no auténtica de “verificación” de los altos directivos que los empleados deben soportar cortésmente.

Si su empresa solo está apreciando formalmente a sus empleados un día al año, su empresa (y por extensión, sus clientes y la comunidad en general) está perdiendo una gran oportunidad. Para descubrir los beneficios compuestos que resultan de que los empleados se sientan vistos, escuchados y valorados, los altos directivos necesitan crear una cultura de apreciación continua. Pero esto no significa que los directivos estén libres de problemas para crear también las condiciones para que los empleados sean desafiados, crezcan y prosperen.

Las fiestas de pizza son geniales, pero no son suficientes. Una cultura de apreciación consiste en valorar a las personas como seres humanos, al tiempo que se reconoce su impacto en la empresa y su intención de crecer y tener impacto, lo que es especialmente importante cuando fracasan.

Mi comunidad de colegas ejecutivos de recursos humanos comparte historias conmigo que prueban que, incluso cuando los métodos de apreciación de sus empresas se pierden, si se ha demostrado que son una organización “lo primero en cultura”, sus propuestas de apreciación se reciben como sinceras y sinceras. Y un paso en la dirección correcta.

Entonces, ¿por dónde empiezas? Aquí están mis cinco principios para apreciar a sus empleados:

1) Vive los valores de tu empresa. Los líderes necesitan reflejar continuamente los valores de su compañía en la forma en que se conducen y modelan el comportamiento; es el mecanismo más rápido para poner en cascada esos comportamientos en el resto de la organización.
2) Amplificar a otros. Para fomentar una cultura de apreciación de los empleados, lo más importante que una persona puede hacer es mostrar gratitud por el trabajo de otra persona, así como por la forma en que eleva a los demás para alcanzar la meta deseada.
3) Celebre el esfuerzo y la intención, no solo los resultados. Una idea que da frutos debe ser celebrada correctamente, pero también lo deben ser los fracasos si las motivaciones y la intención estaban en el objetivo. Esto requiere que los gerentes tengan una “visión general” de sus equipos de talento, para generar relaciones abiertas y de colaboración donde puedan alentar la innovación y la experimentación.
4) Ofrezca recompensas que sean significativas e inclusivas. No es bueno dar entradas de baloncesto a alguien sin interés en el juego. Del mismo modo, sacar al equipo a tomar algo después del trabajo puede excluir a las personas que evitan el alcohol. Un líder reflexivo se toma el tiempo para conocer a los miembros de su equipo y recompensarlos de maneras que sean personalmente significativas. En la mayoría de los casos, lo que los empleados realmente quieren es un reconocimiento de sus esfuerzos.
5) Escucha y toma acción. Este es el cambio de juego. Recopilar comentarios y crear el espacio para un diálogo significativo es la forma número 1 en que los gerentes pueden demostrar que valoran a sus equipos. Si los empleados se sienten escuchados y pueden participar en la conversación, se puede establecer un ciclo de mejora cultural continua.Escucha y toma acción. Este es el cambio de juego. Recopilar comentarios y crear el espacio para un diálogo significativo es la forma número 1 en que los gerentes pueden demostrar que valoran a sus equipos. Si los empleados se sienten escuchados y pueden participar en la conversación, se puede establecer un ciclo de mejora cultural continua.


La apreciación de los empleados se verá diferente en cada lugar de trabajo porque cada cultura de trabajo es diferente. Pero no olvidemos, los seres humanos son seres humanos. Todos los que he conocido han querido ser vistos, escuchados y apreciados por quienes son. La apreciación de escala en una organización compleja puede ser un desafío, pero también puede ser bastante simple. Simplemente decir “gracias”, sinceramente, es un buen comienzo.

La cultura de una empresa es uno de sus activos más poderosos. Una cultura que integra la apreciación en su núcleo fomentará una fuerza laboral feliz, comprometida y productiva que se sienta capacitada para alcanzar objetivos ambiciosos, potenciada por el conocimiento que la organización apoya y escucha.

Fuente: HR Executive

¿Te gustó? iCompártelo!

WWT es una marca registrada. Todos los derechos reservados. Copyright 2006-2019 ©

Internet marketing powered by Berry Whale